top of page

No seas tan perfeccionista

La perfección igual a la parálisis. ¿Qué quiere decir esto?

Si tratas de ser tan perfeccionista, acabarás encontrándote estando paralizado. Cuando tratas de rozar la perfección, te paralizarás. Cuando estás en medio de un proyecto o trabajando en tu negocio, si tratases de alcanzar la perfección en todo lo que haces, acabarías quemado. Acabarías paralizado.

Una de las principales razones por las que nos pasa esto es porque la perfección no existe. No hay nada perfecto. Entonces, ¿por qué tanto esfuerzo en rozar la perfección más absoluta? Estarás dando vueltas.

Esto te lleva a aplazar lo que tienes que hacer, el trabajo que tienes pendiente o ese proyecto en el que tienes que avanzar. Nunca lograrás alcanzar la perfección. Por eso, el intentar alcanzar la perfección hace que abandones antes de llegar a la línea de meta.

Sería más efectivo lanzar la primera versión de algo e ir haciendo cambios y mejoras a medida que vamos recibiendo feedback. El primer coche que se construyó no fue perfecto, ni lo fue el primer intento de volar en el aire. Recuerda que después de lanzar la primera versión de aquello en lo que estás centrado, deberás ir haciendo cambios y mejoras a medida que vayas recibiendo feedback. Es muy complicado que de primeras crees algo épico e increíble.

Todas las empresas grandes que conocemos hoy en día empezaron sin ser perfectas. Tampoco es que lo sean ahora, pero sí se desmarcan sobre el resto de empresas. Amazon no empezó siendo el gigante que es ahora mismo. Incluso Jeff bezos era el que empaquetaba los libros que vendía en los inicios de Amazon. Lo importante fue que lanzó la primera versión de su negocio. No era perfecta, pero fue haciendo cambios y mejoras a medida que iba recibiendo feedback. ¿Te das cuenta de la importancia de no tratar de alcanzar la perfección? Es simplemente imposible.

Lo que sí se puede hacer es ir haciendo tantas mejoras efectivas como sean posibles para así alcanzar algo que estaría cerca de la perfección, pero sin llegar a alcanzarla del todo. Por supuesto, aquí ya entraría el factor de pensar a largo plazo, pero estamos hablando del ahora.

Volviendo a Jeff Bezos, sería imposible que Amazon fuese lo que es hoy en día si Bezos no hubiese sido capaz de lanzar la primera versión de su negocio, aunque no fuese perfecta. Si hubiese estado tratando de alcanzar la perfección cuando fundó Amazon, no habría vendido ni un libro porque no habría sido capaz de lanzar la primera versión de su negocio. El tratar de alcanzar la perfección es la mayor perdida de tiempo que puedes hacer, porque no conseguirás mover las cosas rápido y de manera efectiva. Estarás tardando demasiado, y se hará demasiado tarde.

Seamos sinceros. Hay millones y millones de personas que quieren convertirse en emprendedores, que quieren tener su propio negocio o fundar la siguiente gran compañía. La gran mayoría acaba abandonando porque tratan de alcanzar la perfección en aquello que quieren hacer. La gran mayoría se piensa que habrán fundado una empresa como Amazon en un año. Se creen que si no es perfecto a la primera de cambio, no triunfarán. Están equivocados.

La primera vez que montaste en bicicleta probablemente no haya sido ningún éxito. La primera vez que cocinaste, tampoco. Por eso, no trates de alcanzar la perfección al principio, y a ser posible, nunca. Es fundamental que des todo lo que puedas dar. Es crucial. Pero no trates de alcanzar la perfección ya que esto te paralizará. No te permitirá ir hacia delante a la velocidad que te gustaría.

Si ves que estás tratando de ser muy perfeccionista y te estás frustrando o no consigues avanzar en aquello que debes hacer, detente. Piensa en que la perfección igual a la parálisis.

A vuestro éxito,

Miguel Franco

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page