¡Es Imposible Gustarle A Todo El Mundo!

Como el título indica, es imposible gustarle a todo el mundo, así que deja de intentarlo.

Voy a ser directo, porque eso de intentar gustarle a todo el mundo, o caerle bien a todo el mundo, es IMPOSIBLE.

Diseño sin título (19)

Puede que intentes complacer a todo el mundo. Puede que intentes caerle bien a todos. Puede que quieras que todo el mundo hable bien de ti. Eso es imposible.

Vamos a pensar en una de las figuras más queridas del mundo, el Papa.

Puede que te pienses que el Papa le cae bien a todo el mundo, pero no es así.

Sin embargo hay millones y millones de personas que aman al Papa, mientras que otros cuantos millones, le odian y piensan que es insignificante.

La idea de intentar complacer a todo el mundo tiene varias desventajas:

  1. No vivo Por mí, vivo por los demás→ Al querer gustar a todo el mundo, al final, lo que consigues es vivir la vida de otros, ya que no estarás actuando para que te beneficie a ti, y estarás actuando para beneficiar a los demás.

  2. Miedo a actuar erróneamente→ Al querer complacer a todo el mundo, cada cosa que hagas, o cada cosa que digas, la harás con miedo, ya que no querrás que alguien esté en desacuerdo contigo.

  3. Sentimientos de culpa→ Si no le gustas a una persona, te preocupas porque piensas que no le gustas porque seguro que tienes algún defecto.

  4. No me ayuda a conseguir mis objetivos→ Al estar tan centrado en complacer a los demás, habrás perdido el sentido de tu vida, ya que no vas a pelear duro por conseguir tus objetivos, no vaya a ser que no le gustes a Fulgencio. No jodas.

  5. Disminuye mi autoestima→ El simple hecho de querer gustar a todos, demuestra la poca autoestima que tienes. ¿Te quieres a ti mismo, te respetas y valoras lo suficiente? Si las respuestas a estas preguntas es no, pues no empieces intentando gustar a todos, y empieza por quererte y respetarte a ti mismo PRIMERO.

Después de ver las desventajas de querer gustar a todo el mundo, ¿Sigues con ganas de gustarle a todos?

Para mi, una de las ventajas más grandes de decidir que no hace falta gustarle a todo el mundo, es que vas a poder actuar cómo, cuándo, y con quien quieras.

Te va a dar igual lo que puedan pensar los demás de ti. Vas a tomar decisiones que te beneficien a ti, antes que a los demás. Vas a poder ser tu mismo.

En el momento en el que intentes complacer y gustar a todos los que te rodean, perderás más respeto, ya que estarás actuando con miedo e inseguridad.

No malgastes tus energías intentando gustar a todos.

Seas como seas, vas a gustar a muchísima gente. Pero, tienes que saber que no vas a gustarle a todos. ES IMPOSIBLE. PUNTO.

En el momento en el que te des cuenta de esto, te quitarás un peso enorme de encima. Verás como tienes más ganas de perseguir tus objetivos, sin importarte lo que pueda pensar la gente de ti.

Sinceramente, con la cantidad de personas que hay en el mundo, ¿cómo le vas a gustar a todos? ¿Por qué ibas a perder tu tiempo intentándolo?

Es hora de tomar tus propias deicisiones. Si a alguien no le gustas, pues felicítale. Que más dará. No importa. Debería parecerte insignificante.

Es tu vida, por tanto, son tus decisiones.

A vuestro éxito,

Miguel Franco

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo