Tu fisiología lo cambia todo

Vaya título más directo. Pero es cierto, tu fisiología lo cambia todo.

Si cambias tu fisiología puedes cambiar tu estado anímico, tu rendimiento, todo.

Muchas veces nos sentimos frustrados, agobiados, negativos o lo que sea y no sabemos como salir de ese bucle hacia abajo de negatividad constante.

Una de las cosas que puedes empezar a implementar AHORA es cambiar tu fisiología y sin ninguna duda, cambiarás tu estado anímico. Lo podrás cambiar todo con una buena actitud.

Pero para todos aquellos que os preguntéis…

¿Qué es la fisiología?

La fisiología es la ciencia cuyo objeto de estudio son las funciones de los seres orgánicos.

En otras palabras, la fisiología, tu fisiología, no deja de ser todo aquello que tenga que ver con tu cuerpo: Postura, tono de voz, ojos, expresiones, velocidad de movimiento, ritmo al hablar, etc.

Lo creas o no, la fisiología te puede ayudar enormemente a cambiar tu actitud. Te puede ayudar si estás en un momento negativo, de agobio o depresión. Te puede ayudar si estás nervioso en ciertas situaciones. Te puede ayudar si tienes miedo de hablar en público. Está claro que te puede ayudar para infinidad de cosas, y debes aprovecharte de ello.

Fisiología Negativa Vs Fisiología Positiva

Fisiología Negativa:

La fisiología negativa a mi me gusta decir que es la que no te permite alcanzar tus objetivos.

¿Por qué?

Porque al tener una fisiología negativa estarás con una postura negativa, tendrás un tono de voz asustadizo o violento, tendrás una mirada que emana pena, dolor, sufrimiento, enfado. Las facciones de tu cara estarán tensas.

Es muy fácil identificar a una persona con una fisiología negativa por la calle.

Fíjate en como anda, ¿tiene los hombros hacia atrás o está echado hacia delante?

¿Qué gestos va haciendo? ¿Está enfadado, triste, cómo está?

Cuando vamos por la calle y vemos a una persona que sabemos que está enfadada, es porque se le nota. Si vamos por la calle y vemos a una persona y sabemos que está triste, es porque se le nota.

Los seres humanos podemos expresar nuestras emociones mediante nuestra fisiología de manera muy claro. Es sencillo saber si una persona te está mintiendo simplemente por los gestos que esa persona hace o la actitud que tiene.

¿Qué problemas hay con este tipo de fisiología?

Al adoptar una fisiología negativa, traerá contigo muchas desventajas, como por ejemplo:

  1. Tener una actitud de derrota.

  2. Tener una actitud de víctima.

  3. Estar triste.

  4. Estar enfadado.

  5. No tener ambición.

  6. Falta de ganas.

  7. Abandono de los objetivos.

  8. Pérdida del apetito o comer en grandes cantidades.

  9. Ansiedad.

  10. Depresión.

  11. Etc.

Como puedes ver, el tener una fisiología negativa va a traer consigo una amplia variedad de cosas negativas, que lo único que van a conseguir va a ser hacer que te sientas peor contigo mismo y que tengas una actitud de víctima, en vez de una actitud de persona dominante, de “macho alfa”.

Por eso, es necesario que adoptes una fisiología positiva.

Fisiología Positiva:

Este tiene que ser nuestro objetivo. Adoptar una fisiología positiva debe ser algo que estemos buscando constantemente.

¿Cómo identifico una fisiología positiva?

Al igual que con el ejemplo que he usado anteriormente de que es fácil identificar si una persona de la calle está triste o enfadada, es igual de fácil identificar por la calle a una persona que esté alegre, feliz y contenta.

Este tipo de fisiología te permite adoptar una postura más relajada, más dominante. Podrás tener la vista descansada, relajada. No tendrás la necesidad de tensar los músculos de la cara constantemente. No tendrás que ir por la vida con una apariencia miedosa o asustadiza, ya que estarás dominando tu vida, y tu fisiología será buena prueba de ello.

¿Qué ventajas hay con este tipo de fisiología?

  1. Tener una actitud de victoria.

  2. Tener una actitud dominante.

  3. Estar alegre.

  4. Vivir con más pasión.

  5. Vivir con mucha ambición.

  6. Exceso de ganas para lograr tus objetivos.

  7. Alta confianza.

  8. Alta autoestima.

  9. Te querrás más a ti mismo.

  10. Conseguirás tus objetivos más fácilmente.

Hay cientos de beneficios que te trae el tener una fisiología positiva, pero estos eran algunos de los más importantes.

Después de haber visto las diferencias entre los dos tipos de fisiologías, ¿con cuál te quedas?

La mayor ventaja de cambiar tu fisiología a mejor:

Es posible que muchas veces te hayas encontrado en situaciones complicadas.

Puede ser que hayas estado agobiado, con ansiedad, en depresión, o simplemente enfadado.

Mientras estabas en esos estados negativos, de queja y víctima es muy posible que te hayas dado cuenta de tu fisiología en ese momento.

Seguro que te diste cuenta de que tu cara estaba tensa, tu postura era de desconfianza, tus ojos iban de lado a lado. Puede ser que si fuese un enfado, te dieses cuenta de tu reacción exagerada.

El problema es que nos damos cuenta de que llevamos a cabo este tipo de comportamiento dañino, pero no hacemos nada para intentar cambiarlo.

Nos creemos que somos así por naturaleza, y que no podemos cambiar. La realidad es que SÍ podemos cambiar, cambiando nuestra fisiología.

La mayor ventaja que tiene adoptar un cambio en tu fisiología es el poder ir de un estado mental negativo y dañino a un estado mental positivo y poderoso.

Cuando estamos con un estado fisiológico negativo, le estamos indicando a nuestro cerebro que estamos derrotados. Y será entonces cuando nos rindamos y dejemos de perseguir nuestros objetivos.

Pero aquí nuestra mayor prioridad es perseguir nuestros objetivos sin importarnos los límites que nos pongan los demás, ni los propios límites que nos imponemos a nosotros mismos.

Al adoptar un cambio en tu estado fisiológico, serás capaz de ir de un estado mental negativo, de víctima, a un estado mental positivo, con el cual podrás dominar tu vida, tus decisiones y podrás perseguir tus objetivos con pasión y fe.

Es muy bonito que te diga las diferencias entre los dos estados fisiológicos, así te das cuenta de qué estado sueles adoptar, y así podrás cambiarlo. Pero con explicarte estas diferencias no es suficiente. Por eso, ahora te voy a enseñar una serie de principios que te van a ayudar a cambiar tu actitud en cuestión de segundos.

Los 4 pasos clave para cambiar tu actitud:

Cambia tu postura:

Lo primero que podrás hacer será cambiar tu postura.

Empieza a adoptar una postura más natural, más relajada, más dominante.

Procura echar los hombros hacia atrás y anda decidido, relajado.

Cambia tu tono de voz:

Es muy posible que a veces tengas una voz poco dominante y directa.

Intenta cambiar tu voz; intenta hablar desde el tórax, intenta hablar con más decisión. No dudes de si vas a decir algo mal o que no le vaya a gustar a los demás. Tienes que hablar proyectando tu voz más.

Habla con más decisión, con más claridad. Siente que a la gente le importa lo que tengas que decir, y actúa como tal.

Cambia tu mirada:

No mires con desconfianza. No mires de lado a lado nervioso porque no sabes lo que hacer.

Tienes que tener una mirada relajada, al igual que el resto del cuerpo. Es importante que mires a los demás con decisión, confianza y seguridad. Práctica tu mirada, es importante.

¿Sabes la frase, “una mirada vale más que mil palabras?

ES COMPLETAMENTE CIERTA. Aplícalo.

Sonríe más:

Está científicamente probado que si estás en un estado mental negativo y te fuerzas a sonreír, acabarás cambiando automáticamente tu actitud.

Pruébalo. A mi me funciona.

Al estar más alegres, con una sonrisa en la cara, seremos capaces de modificar nuestra actitud en cuestión de segundos.

A vuestro éxito,

Miguel Franco

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo