top of page

¿La Ley de la Atracción Funciona? ¿Qué Falta?

La ley de la atracción es este gran fenómeno que permite atraer a tu vida cosas que deseas. Para muchos, son cosas muy raras, para otros, una fuente de esperanza en momentos difíciles.

Pero, ¿funciona la ley de la atracción?

Millones y millones de personas tratan de usar la ley de la atracción pero no ven absolutamente ningún cambio en sus vidas. ¿Por qué?

En este artículo veremos la verdad sobre la ley de la atracción, cómo puedes empezar a usarla y cómo verdaderamente atraer lo que quieres a tu vida. No es magia. Tampoco es fácil, y quien te diga lo contrario, te miente.

Photo by israel palacio on Unsplash

Seguramente conozcas la ley de la atracción a través de la película El Secreto, del año 2006, o puede ser que la conozcas por alguno de los millones de “gurús” que hay ahí fuera enseñándola.

Sin embargo, a pesar de las millones de personas que hay enseñando esta ley del universo, la gente no parece estar encontrando resultados positivos ni cambios increíbles en sus vidas. Que no te engañen, la ley de la atracción no trata de visualizar en el sofá de tu casa y esperar a obtener lo que quieres por arte de magia. No trata de eso.

Tampoco trata de visualizar y decir afirmaciones durante 10 minutos y después actuar todo el día como lo has estado haciendo hasta ahora.

Si quieres manifestar dinero en tu vida, no te bastará con visualizar y decir afirmaciones. Si no mueves tu culo del sofá, nunca verás resultados.

¿Por qué funciona la ley de la atracción?

La ley de la atracción funciona por muchas razones. En este artículo explicaremos algunas de ellas brevemente para dejarlo claro.

Le ley de la atracción sí funciona. Puedes llamarla ley de la atracción, ley de lo que quieras. El caso es que sí funciona. El problema es que la gente no sabe cómo.

Incluso en la Biblia se habla de esta ley, de manera diferente. Los personajes más históricos de nuestra historia hablaban de ella. Científicos renombrados como Albert Einstein lo comentaron también. No es ningún secreto, pero la mayoría de personas no son conscientes del poder de esta “ley”.

La clave de la ley de la atracción está en cambiar nuestros pensamientos. Al cambiar nuestros pensamientos, podremos cambiar nuestras emociones, que a su vez cambiarán nuestro comportamiento, afectando directamente a las decisiones que tomamos en la vida, y por tanto adquiriendo ciertos resultados.

Estos resultados irán formando nuevas creencias. Estas creencias cambiarán la percepción que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Podemos construir creencias que nos impulsen hacia arriba, o creencias que nos hagan sufrir el infierno en la tierra, por así decirlo.

La ley de la atracción trata de hacer que un individuo pueda “vibrar” en la misma frecuencia que las cosas que desea. Si quiere dinero, tendrá que vibrar en la misma frecuencia que el dinero. Si quiere abundancia, amor, éxito, tendrá que vibrar en la misma frecuencia que estas cosas que quiere.

Tú puedes desear tener dinero. Puedes visualizarlo, afirmar que ya lo tienes. De esta manera, podrás afectar hasta cierto punto tus pensamientos y tus creencias. Recuerda que tu mente no distingue entre una experiencia real y una experiencia imaginada. No basta solo con esto.

¿Por qué no me funciona la ley de la atracción?

Mi creencia es que como es arriba es abajo, como es dentro es fuera. Está claro que tu mundo interior crea tu mundo exterior. La ley de la atracción no trata solo de visualizar aquello que quieres en tu vida y esperar a recibirlo por arte de magia. Si quieres dinero y ser rico, tendrás que convertirte en la persona que será capaz de ser rica y adinerada. De lo contrario, no te será posible o lo acabarás perdiendo todo.

Por eso, te voy a comentar algunas razones por las que no te está funcionando la ley de la atracción:

Pones aquello que quieres en un pedestal:

Si quieres ver en tu vida más dinero, mejores relaciones o ciertos éxitos, no deberás poner lo que quieres en un pedestal.

Esto es como cuando te gusta alguien y le pones en un pedestal. Normalmente nunca sueles conseguir gran cosa. Es exactamente lo mismo.

Al poner aquello que quieres en un pedestal, estarás creando un vacío inmenso entre aquello que quieres y tu situación actual. Por tanto, este vacío hará que te creas incapaz de cruzar el río, evitando que consigas aquello que quieras.

La clave está en sentir con todas tus fuerzas que ya eres merecedor de lo que quieres. No crees este espacio, este vacío. Te costará mucho cruzar el río. Asume que ya tienes lo que quieres. ¿Cómo actuarías? ¿Cómo te comportarías? ¿Qué creencias tendrías de ti mismo?

Esto nos lleva a la segunda razón.

Piensas, sientes y actúas igual:

Si quieres cambiar tu vida, primero tendrás que cambiar algo en tu vida. La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez, esperando resultados diferentes.

Si lo único que estás haciendo es visualizar y decir tus afirmaciones, no conseguirás nada. Si sigues pensando de la misma manera, si sigues sintiendo las mismas emociones y si sigues tomando las mismas acciones, seguirás experimentando la misma vida.

Debes interrumpir esta secuencia de pensamiento, emoción y acción para empezar a dirigir tu vida hacia donde tu realmente quieres.

Si no estás viendo resultados con la ley de la atracción, es muy probable que estés pensando igual, sintiendo las mismas emociones y haciendo las mismas cosas. Y mi pregunta es, así, ¿cómo vas a cambiar tu vida?

No Tomas Acción:

Hay una idea equivocada alrededor de la ley de la atracción. Esta idea es que es posible atraer todo aquello que deseas simplemente con pensarlo y visualizarlo. Esto no es así.

Si quieres alterar el mundo material, tendrás que hacer algo en el mundo físico también para ver resultados. Si solo trabajamos en nuestro mundo interior, no veremos resultados fuera. Podremos ver ciertos resultados, pero no del calibre de los que queremos.

Si lo único que haces es visualizar, pero no tomas acción, no verás los resultados que quieres. Es necesario que levantes tu culo del sofá y empieces a buscar aquello que quieres.

La combinación de trabajar en tu mundo interior a la vez que en tu mundo exterior, hará una diferencia increíble en tu vida.

Recuerda, primero cultivas un pensamiento. Ese pensamiento crea una emoción. Esa emoción hace que adoptes un cierto comportamiento que te lleva a hacer una acción determinada. Esa acción será la causa que cree el efecto en el mundo.

Está claro que todo empieza por el pensamiento. Cambia tus pensamientos, y cambia tu vida.

A vuestro éxito,

Miguel Franco

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page