top of page

¿Eres MUY políticamente correcto?

Este es un tema que me encanta. Yo antes era muy políticamente correcto. Cuando deje de serlo, mi vida cambió por completo. Por supuesto, para mejor.

En este artículo te darás cuenta si tú eres muy políticamente correcto o no. Te darás cuenta de las razones por las que ser muy políticamente correcto te debilita en gran medida.

En ManKaizen nos encanta hablar de Dan Peña. Dan Peña dice que ser muy políticamente correcto es una manifestación de falta de autoestima.

¿Tú qué crees?

La verdad es que tiene toda la razón del mundo. En muchos casos somos muy políticamente correctos por miedo a no encajar, miedo a que nos rechacen, miedo al que dirán y al que pensarán y miedo a las críticas de los demás.

Por eso solemos ser muy políticamente correctos.

Nos cuesta decir lo que pensamos:

A veces nos da tanto miedo expresar lo que sentimos o expresar nuestras ideas porque tenemos miedo a lo que puedan pensar los demás de nosotros

¿Cuál es la solución que adopta la mayoría de personas?

Cohibirse. No decir lo que piensan. Callarse. Ser pisoteados y comidos por los demás.

Antes de criticar o de decir que tú eres políticamente correcto porque quieres serlo, no te engañes y date cuenta de que eres políticamente correcto por tu falta de autoestima.

No hay nada malo en admitirlo.

Yo trataba de contentar a todo el mundo, trataba que no me rechazase nadie y por eso era muy políticamente correcto. Trataba encajar y no ser rechazado de esta manera.

Date cuenta que todo el mundo sigue a todo el mundo; ser la oveja negra llamará la atención de los demás, que puede que no estén de acuerdo contigo.

El caso es que quiero que sepas que si ves que eres muy políticamente correcto, lo que podrías hacer es fortalecer tu autoestima. Automáticamente te darás cuenta de que te desprenderás de la necesidad de ser políticamente correcto.

Date cuenta que solemos ser políticamente correctos por el MIEDO a lo que puedan pensar los demás, por miedo a ser rechazados, o por miedo al qué dirán de nosotros.

Si te pasa esto, ¿qué más da lo que piensen los demás de ti?

El rebaño:

La mayoría de personas son como ovejas.

Tratan de hacer, pensar y decir aquello que piensa la mayoría de personas. Esto es lo peor que puedes hacer; el simple hecho de pensar o hacer algo porque es lo que “suele hacer todo el mundo”. Como hemos visto antes, esto es una falta de autoestima.

Cuando tratamos de “encajar” en lo que resulta “normal” para la mayoría de personas, estamos siendo políticamente correctos. Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta que esa idea de tratar de “encajar” no es nada más que una falta de autoestima.

A la gente le da mucho miedo diferenciarse. A la gente le da mucho miedo decir lo que piensan realmente. La gente trata de jugar a lo seguro en este juego que llamamos vida.

Tratan de no darse mucho con las paredes, y resulta que la forma más fácil de vivir de manera “segura” es ser políticamente correcto.

¿Te da miedo ser la oveja negra del rebaño?

¿Crees que te van a juzgar o a criticar?

¿Te importa lo que puedan pensar los demás de ti?

Un secreto:

Verás, a todos nos importa en cierta medida lo que puedan pensar los demás de nosotros.

Lo peor para el ser humano es y ha sido siempre ser rechazado. Antiguamente el ser rechazado significaba que te echaban de tu tribu o lo que fuese. Normal que ahora nos de tanto miedo el ser rechazados.

Pero OJO, entre tu y yo, no hay ningún problema en ser rechazados. Ninguno en absoluto. Es una parte fundamental de la vida.

En el momento en el que decidas no ser tan políticamente correcto, sentirás como un peso enorme sale de ti. Estarás liberándote de la manera de operar de la mayoría de personas, que no lleva a ningún sitio. Serás libre de pensar, hacer y decir todo aquello que creas conveniente, sin ninguna atadura “al qué dirán”.

Recuerda, ser políticamente correcto, como dice Dan Peña, es una manifestación de tu falta de autoestima. Nada más.

Si lo discutes te pondré un ejemplo rápido.

¿Alguna vez has criticado a alguien a sus espaldas, pero luego a la cara eras la persona más encantadora del mundo?

Seguro que sí. Todos hemos pecado de hacer esto en algún momento. Hasta eso es ser políticamente correcto. Eso para mi, a parte de ser una persona falsa, es una persona con falta de autoestima y políticamente correcta.

La enfermedad de lo políticamente correcto:

Hay mil ejemplos de lo que es ser políticamente correcto. La verdad, el ser políticamente correcto no tiene fronteras. Pasa en todas partes del mundo, y en todas las partes del mundo que pasa, es por lo mismo: Una falta de autoestima.

Ten cuidado con ser muy políticamente correcto. Lo único que estás consiguiendo es ir cohibiéndote más y más como persona hasta que seas un pelele.

Eres políticamente correcto cuando alguien te habla de algo con lo que no estás de acuerdo, pero aún así asientes como si estuvieses de acuerdo. Eres políticamente correcto cuando te preguntan por dinero, por tu partido político, o por cualquier cosa que te puedas imaginar, y tú tienes miedo de ofender a la otra persona y le das una respuesta para contentarle. Eso es ser muy políticamente correcto, y como has podido darte cuenta, es una manifestación de una falta de autoestima.

Tengo la libertad de hablar de este tema, porque yo antes era el prototipo de hombre seguidor de lo políticamente correcto. No era capaz de decir cosas que fuesen en contra de lo que pensasen los demás o lo que era visto como “normal”. Me he dado cuenta que lo que me pasaba era una falta de autoestima en la cual tenía muchos miedos. Entre ellos el miedo a ser juzgado, criticado o incluso miedo a que hablasen mal de mi.

Por todos estos miedos, trataba siempre de decir cosas que no enfadasen a los demás. Trataba siempre de agradar a todo el mundo.

En el momento en el que decidí dejar de ser políticamente correcto, recuperé todo mi poder. Volvía a tener control sobre mi vida. Podía empezar a diseñar mi vida en torno a lo que a mi me gustaba, y no en torno a lo que pudiesen pensar los demás que era correcto o incorrecto.

¡DATE UN CAPRICHO!

Date un capricho y no seas tan políticamente correcto. Pocos nos damos cuenta de que lo somos, hasta que nos damos cuenta o nos lo cuentan.

Aprovecha que estamos comentando este tema para ponerle fin en tu vida.

Puede que ahora seas muy políticamente correcto. Puede que te den miedo muchas cosas, especialmente aquello que puedan pensar los demás de ti. Date cuenta también que vas a morir, y cuando estés viviendo tus últimos minutos de vida, ¿crees que vas a pensar en aquellas personas que estuvieron en contra de ti? Por supuesto que no.

Estarás evaluando cómo ha sido tu vida.

No sé tú, pero yo no quiero morir arrepintiéndome de no haber hecho todo aquello que quería hacer. Tenemos solo una vida, no veinte.

Muchas veces no hacemos ni decimos lo que queremos porque tenemos miedo del resultado. Por eso, jugamos a lo seguro, siendo muy políticamente correctos, tratando de no chocarnos mucho con las paredes.

Esto no debe ser así. Tienes que coger las riendas de tu vida, porque es tu vida, y de nadie más. Nadie te controla, ni siquiera tus padres. Mucho menos el gobierno, como muchos piensan.

De corazón te pido que lo pruebes. Prueba a no ser tan políticamente correcto. Prueba a deshacerte de las cadenas que impiden que avances y crezcas. Date un capricho y empieza a pensar por ti.

¿Qué te beneficia a ti?

Eso es lo que deberías preguntarte. En vez de tratar de agradar a todo el mundo y decir y hacer aquello que es considerado como “correcto”.

El mundo está lleno de ovejas. No necesitamos más ovejas blancas, porque si te fijas, no son más que zombies. Tratan de hacer lo que la sociedad considera como “correcto” en vez de lo que ellos consideran como “correcto”.

Date cuenta que no le perteneces a nadie. Tus palabras y tus actos no le pertenecen a nadie. Deja de permitir que los demás o sus opiniones dominen tu vida. Te vuelvo a repetir que es tu vida, no la de los demás.

Deja de ser tan políticamente correcto y experimentarás una vida completamente nueva y con mucho más poder. Poder de hacer y decir lo que tú quieras, de hacer lo que quieras, cuando quieras y con quien quieras. Eso debes hacer en tu vida, no limitarte por el marco que ha marcado la sociedad como correcto o incorrecto.

Un aviso:

Dejar de ser políticamente correcto no quiere decir que tengas que estar en contra de todo el mundo. Simplemente tienes que desarrollar la habilidad de tener MUY claro lo que quieres y lo que piensas y no debilitarte ante el miedo a las opiniones de los demás.

Tienes que ser como una figura fuerte, capaz de soportar las críticas de los demás. Si no le gustas a alguien o no le gusta a alguien tus opiniones, pues no te preocupes. No malgastes ni un segundo tratando de convencerles.

Una persona fuerte es aquella que es capaz de mantenerse recta ante la adversidad. Ni el viento ni las hojas ni la lluvia son capaces de tirarte. Mucho menos las personas. Eres fuerte y lo sabes. Eres suficiente y lo sabes. Eres especial y lo sabes.

A vuestro éxito,

Miguel Franco

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page